cdye.JPG (18001 bytes)

COLITIS ULCEROSA (CU)

  Dr. Alberto Marin

La Colitis Ulcerosa (CU) es una enfermedad que causa inflamación y llagas, llamadas úlceras, en la superficie de recubrimiento del intestino grueso. La inflamación ocurre usualmente en el recto y la parte baja del intestino grueso, pero puede afectar a todo el intestino. Raramente afecta al intestino delgado, excepto la porción distal, llamada íleon. L CU también puede ser llamada como colitis, ileítis o proctitis.

La inflamación provoca un vaciamiento intestinal frecuente, ocasionando diarrea. Las úlceras se forman en los lugares donde la inflamación ha destruido las células superficiales del colon; las úlceras sangran y producen moco y pus.

La CU es una Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII), nombre genérico de las enfermedades que ocasionan inflamación del intestino. La Colitis Ulcerosa es difícil de diagnosticar debido a que sus síntomas son similares a otros desórdenes como el Síndrome del Intestino Irritable y otro tipo de EII llamada Enfermedad de Crohn (EC). La Enfermedad de Crohn difiere de la CU en que la inflamación ocasiona {ulceras profundas dentro de la pared intestinal. La EC aparece usualmente en el intestino delgado, pero también puede aparecer en la boca, el esófago, estómago, duodeno, intestino grueso, apéndice y ano.

La CU aparece más frecuentemente en gente joven, entre los 15 y 40 años, no obstante los niños y ancianos pueden desarrollar la enfermedad en ocasiones. La CU afecta igualmente a hombres y mujeres y parece ser corriente en algunas familias.

 Ir Arriba

¿Cuál es la causa de la Colitis Ulcerosa?

Existen abundantes teorías acerca de cuáles son las causas de la CU, pero ninguna ha sido debidamente probada. La teoría más popular es la que se trata de una reacción del sistema inmune hacia una bacteria o virus lo que ocasiona una inflamación continua de la pared intestinal.

Los enfermos con colitis ulcerosa tienen anormalidades en su sistema inmune, pero los médicos no conocen cuales de esas anormalidades son la causa o el resultado de la enfermedad. La colitis ulcerosa no es ocasionada por trastornos emocionales o sensibilidad a ciertos alimentos, pero estos factores pueden disparar los síntomas en muchas personas.  

Ir Arriba

¿Cuáles son los síntomas de la Colitis Ulcerosa?

Síntomas Intestinales

  • Diarrea acompañada de sangre y mucus visibles

  • Dolor abdominal

  • Tenesmo

  • Aumento de la sensibilidad abdominal a la palpación.

Síntomas Extraintestinales

  • Anemia

  • Fiebre

  • Pérdida de peso

  • Artritis

  • Eritema Nodoso

  • Síntomas Oculares

Los síntomas más comunes de la colitis ulcerosa son el dolor abdominal y la diarrea sanguinolenta. Los pacientes también pueden experimentar

  • Fatiga.

  • Pérdida de apetito.

  • Sangrado rectal.

  • Pérdida de nutrientes y líquidos corporales.

Aproximadamente la mitad de los enfermos tiene síntomas moderados. Otros sufren frecuentemente de fiebre, diarrea sanguinolenta, náuseas y calambres abdominales intensos. La CU también puede causar otros problemas como artritis, inflamación en los ojos, enfermedades hepáticas (hígado graso, hepatitis, cirrosis y colangitis esclerosante primaria), osteoporosis, rash cutáneo, anemia y cálculos renales. Nadie conoce con seguridad el porque de las manifestaciones extracolónicas. Los científicos piensan que esas complicaciones pueden ocurrir cuando el sistema inmune activa un cuadro inflamatorio en otras partes del cuerpo. Estos problemas son usualmente moderados y desaparecen cuando la colitis es tratada.    

Ir Arriba

¿Cómo se diagnostica la Colitis Ulcerosa?

Se requiere un minucioso examen físico y una serie de estudios complementarios para el diagnóstico de CU.

Se debe efectuar análisis de sangre para detectar anemia, lo cual puede indicar sangrado en el colon o recto. El análisis de sangre también puede revelar un aumento de los glóbulos blancos, lo cual es un signo de inflamación en cualquier parte del organismo. Examinando una muestra de materia fecal, el médico puede determinar si existe una pérdida de sangre o una infección en el colon o el recto.

El médico puede efectuar una colonoscopía. Para este test, el médico introduce un endoscopio (un tubo iluminado, largo y flexible, conectado a una computadora y a un monitor de TV) a través del ano para mirar el interior del recto y colon. El especialista es capaz de detectar cualquier inflamación, sangrado o úlceras en la pared del colon. Durante el examen el médico puede tomar biopsias, lo cual implica tomar una muestra de tejido de la superficie del colon para examinar con el microscopio. Se puede tomar una radiografía del colon mediante enema de bario. Este procedimiento requiere el relleno del colon mediante bario, una solución blanca yesosa. El bario se muestra blanco en la película radiográfica, permitiendo al médico una visión clara del colon, incluyendo cualquier úlcera u otras anormalidades que puedan existir.  

Ir Arriba

¿Cuál es el tratamiento de la Colitis Ulcerosa?

El tratamiento de la CU depende de la gravedad de la enfermedad. La mayor parte de los enfermos son tratados con medicación. En casos graves, el paciente puede requerir una cirugía para extirpar el colon enfermo. La cirugía es el único tratamiento curativo de la CU.

Alguna gente cuyos síntomas son desencadenados por ciertas comidas son capaces de controlar sus síntomas evitando los alimentos que desordenan sus intestinos, como los alimentos muy condimentados o el azúcar de la elche (lactosa). Cada persona puede experimentar una CU diferente, por lo que el tratamiento debe ajustarse individualmente. El soporte emocional y psicológico es importante.

Algunos enfermos tienen remisiones (períodos durante los cuales no hay síntomas) durante meses o aún años. No obstante, en la mayor parte de los enfermos los síntomas regresan. Este patrón variable de la enfermedad implica que no siempre se puede asegurar que el tratamiento ha ayudado.

Algunos pacientes con CU pueden necesitar cuidados médicos durante mucho tiempo, con visitas regulares para monitorear la situación.

Terapia con drogas

La mayor parte de los pacientes con enfermedad leve o moderada son tratados inicialmente con agentes derivados del 5-ASA, una combinación de las drogas sulfonamida, sulfapiridina y salicilato, que ayudan a controlar la inflamación. La sulfasalazina es la más comúnmente utilizada de estas drogas. La sulfasalazina puede ser usada todo el tiempo que sea necesaria y puede utilizarse junto con otras drogas. Los pacientes que no responden a la sulfasalazina pueden responder a nuevos agentes 5-ASA. Efectos colaterales de los agentes 5-ASA incluyen nauseas, vómitos, acidez, diarrea y cefalea.

Los pacientes con enfermedad severa y aquellos que no responden a los preparados con mesalamina pueden ser tratados con corticoides. La prednisona y la hidrocortisona son dos esteroides usados para reducir la inflamación. Se pueden suministrar en forma oral, intravenosa o a través de enemas o supositorios, dependiendo de la localización de la inflamación. Los corticoides pueden ocasionar efectos adversos como aumento de peso, acne, hirsutismo facial, hipertensión, cambios en el estado de ánimo, e incremento de los riesgos de infecciones, por lo que los médicos vigilan cuidadosamente a los pacientes que toman estas drogas.

Otras drogas  pueden suministrarse para relajar al paciente o para aliviar el dolor, la diarrea o controlar infecciones.

Ocasionalmente los síntomas son tan severos que el paciente necesita ser hospitalizado. Por ejemplo cuando el enfermo tiene hemorragias intensas o diarreas tan severas que ocasiona deshidratación. En estos casos el médico debe intentar detener la diarrea y la pérdida de sangre, fluidos y sales minerales. El paciente puede necesitar una dieta especial, alimentación endovenosa, medicamentos, y ,a veces, cirugía.

Cirugía

Entre el 25% a 40% de los pacientes con colitis ulcerosa eventualmente pueden necesitar remover su colon debido a una hemorragia masiva, enfermedad grave, perforación del colon o riesgo de cáncer. Algunas veces el médico puede recomendar la remoción quirúrgica del colon debido a falla del tratamiento médico o por que los efectos colaterales de los corticoides u otras drogas amenacen la salud del enfermo.

Pueden ejecutarse una o varias intervenciones quirúrgicas. La más frecuentemente utilizada es la proctocolectomía con ileostomía, la cual se efectúa en dos etapas. En la proctocolectomía el cirujano remueve el colon y el recto. En la ileostomía, el cirujano crea un pequeño orificio en el abdomen, llamado ostoma, y le adhiere el extremo final del intestino delgado, llamado íleon. Este tipo de ileostomía es llamada ileostomía de Brooke. Las heces viajan a través del intestino delgado y se eliminan a través del ostoma. El ostoma tiene un tamaño aproximado al de una moneda y usualmente se ubica en el cuadrante inferior derecho del abdomen. Sobre la ostomía se coloca una bolsa para recoger las heces, y el paciente vacía la bolsa cuando lo necesita.

Una alternativa a la ileostomía de Brooke es la ileostomía continente. En esta operación, el cirujano usa el íleon para crear una bolsa dentro del abdomen inferior. La materia fecal desemboca en esta bolsa y el paciente drena la bolsa insertando un tubo dentro de ella a través de una pequeña apertura a prueba de fugas. El paciente debe llevar una bolsa externa solamente durante los primeros meses posteriores a la operación. Algunas complicaciones posibles de la ileostomía continente incluyen disfunción de la apertura a prueba de fugas, lo cual requiere reparación quirúrgica, y la inflamación del pouch (bolsa), conocida como pouchitis, la cual es tratada con antibióticos.

Una anastomosis íleo-anal permite al paciente mantener el movimiento intestinal normal debido a que se preserva parte del recto. Este procedimiento se está convirtiendo rápidamente en la operación más común para la CU. En esta intervención el cirujano remueve la parte enferma del colon y el interior del recto, dejando intactos los músculos del recto. Luego el cirujano conecta el íleon dentro del recto y el ano, creando un pouch (bolsa). Las heces desembocan dentro del pouch y pasan a través del ano mediante una maniobra manual. El movimiento intestinal puede ser más frecuente y acuoso que lo normal. La pouchitis es la complicación más común de este procedimiento.

Ninguna operación es apropiada para todos los pacientes.  La cirugía a utilizar depende de la severidad de la enfermedad y de la necesidad del paciente, expectativas y modo de vida. El paciente enfrentado a esta decisión debe obtener toda la información posible hablando con sus médicos, con las enfermeras  que trabajan habitualmente con los pacientes operados de colon y con otros pacientes operados de colon. Organizaciones de defensa de pacientes brindan ayuda directa a la gente a través de grupos de soporte y otros recursos informativos.  

La mayor parte de los pacientes con CU nunca piensan necesitar una cirugía. Pero si la cirugía eventualmente resulta necesaria, no obstante, mucha gente encuentra satisfactorio el conocer que luego de la operación, la colitis se cura y la mayor parte de la gente desarrolla una vida activa y normal.  

Ir Arriba

Investigación

Los investigadores están permanentemente buscando nuevos tratamientos para la CU. Varias drogas se encuentran bajo análisis para determinar cuales de ellas pueden ser utilizadas en el tratamiento de la enfermedad.

  • Budesonida. Un corticoesteroide llamado budesonida puede ser tan efectivo como la prednisona para tratar CU moderadas, pero con menos efectos adversos.

  • Ciclosporina. La ciclosporina, una droga que inhibe el sistema inmune, puede resultar promisoria en el tratamiento de los pacientes que no responden a la 5-ASA o los corticoides.

  • Nicotina. En un reciente estudio, mejoraron los síntomas en muchos pacientes a quienes se les había suministrado nicotina a través de un parche o mediante un enema. El uso de nicotina es aun experimental, los hallazgos no deben significar que la gente salga a comprar parches de nicotina o comenzar a fumar.

  • Heparina. Científicos extranjeros están examinando cuando el anticoagulante heparina puede ayudar a controlar la colitis mediante la prevención de coágulos de sangre.  

Ir Arriba

Colitis Ulcerosa y Cáncer Colorectal

Alrededor del 5% de los pacientes con CU desarrollan cáncer de colon. El riesgo de cáncer se incrementa con la duración y extensión que involucra al colon. Por ejemplo, si solo está involucrado la parte baja del colon y el recto, el riesgo de cáncer no es más alto que en personas normales. No obstante, si está involucrada la totalidad del colon, el riesgo de cáncer se eleva 32 veces sobre la tasa normal.

A veces ocurren cambios precancerosos en las células superficiales del colon. Estos cambios son llamados displasia. Los enfermos que tienen displasia son más propensos a desarrollar cáncer que quines no la tienen. El especialista busca signos de displasia cuando efectúa una colonoscopía y cuando examina tejido removido durante el test.

De acuerdo con guías de 1997 sobre para cáncer de colon, la gente que tiene Enfermedad Inflamatoria del Intestino que afecta a la totalidad del colon durante al menos 8 años y aquellos que tienen EII solamente en el colon izquierdo durante 15 años deben efectuarse una colonoscopía cada 1 o 2 años para detectar displasia. Este método de cribado no está debidamente probado que reduzca el riesgo de cáncer de colon, pero puede ayudar a detectar el desarrollo de cáncer temprano. Estas guías fueron elaboradas por un panel independiente de expertos y respaldado por numerosas organizaciones, incluyendo la Sociedad Americana del Cáncer, el Colegio Americano de Gastroenterología, la Sociedad Americana de Cirugía de Colon y Recto y la Fundación Americana de Crohn y CU, entre otros.  

 


Para mayor información, no dude Usted en comunicarse con nosotros, estamos a su entera disposición y con la única intención de servirle mejor.

Dr. José Alberto Marín Armenta
Especialista en Cirugia Digestiva y Endócrina
Cirugia Laparoscópica
CLINICA MEDICA DE ESPECIALIDADES

Calles Plutarco Elías Calles # 1107 sur. Col. Nogales
Ciudad Juárez, Chihuahua. México
Telefonos: (1) 613-2162 y 613-4938
Urgencias 24 hrs: Biper tel. 629-0999 clave 111669
Celular: (044-16) 26-80-83
jama9@prodigy.net.mx

Regresar a página de inicio